¿Por qué ceviche de noche?

En el mes de setiembre del 2002 se me ocurrió la idea de pasar un año fuera de mi país donde nací para ganar más experiencia en mi campo de trabajo, mejorar el castellano -unos dirían empezar a aprenderlo- y experimentar la vida en otra cultura.

 

Me acuerdo de la carta que escribí tentativamente al director de la institución por la cual vine a trabajar, explicando cuidadosamente mis habilidades, sugiriendo en qué podía trabajar y ofreciendo mis servicios “por entre seis y nueve meses”. La respuesta fue inmediata y positiva, que sería buena una estadía de un año. 

 

Cuando salí de Inglaterra el 11 de mayo del 2003, decidido pero con sentimientos encontrados, tenía la mirada fija en Navidad del 2004 como horizonte y fecha de regreso, pero todavía no le había dicho a mi familia que iba a pasar 18 meses fuera, para no asustarlos.

 

Entonces, ¿qué hago acá en el Perú más de cinco años después?

 

Así de sencillo, vine con el propósito de ganar una nueva experiencia y terminé entregándome a la vida. Adopté al Perú y el Perú me adoptó a mí con tanto cariño.

 

Durante ese tiempo no puedo negar los cambios. Por ejemplo, al inicio -como casi todos los extranjeros- no soportaba la Inca Kola; era demasiado dulce, con sabor a chicle y apariencia de un relave nuclear. Sin embargo, después de unos meses, empecé a reconocer que es el perfecto complemento para un pollo a la brasa “para bajar la grasa”. Ahora, en días de calor o de mucha presión en la oficina, se me antoja ese líquido amarillo como la única solución a cualquier problema.

 

Me refiero al equipo peruano como “nosotros” y grito cuando Fano conecta con el pase del “loco” Vargas para salvar el partido contra Argentina y convertirse en héroe nacional, al menos hasta el partido contra Paraguay cuando el hecho pasa al olvido colectivo.

 

Sin embargo, todavía hay cosas que no entiendo. Si uno llega una hora tarde a la reunión de trabajo, ¿realmente es necesario ir de persona en persona dándole la mano? ¿Por qué no se puede comer ceviche de noche? ¿Por qué todos tienen que saber la edad, el estado civil, la profesión y la procedencia de un recién conocido?  

 

Hay otras cosas que no me gustan y pienso que nunca me gustarán… pero ¡no las voy a mencionar ahora!

 

Quiero utilizar este espacio para reflexionar –a través de los ojos de un extranjero- acerca de la cultura peruana y del rol de un “outsider” dentro de ella, reflexionar a partir de mis experiencias, amistadas, memorias, luchas y todavía muchas interrogantes. He tenido el deseo de hacerlo por mucho tiempo, pero no estaba seguro de si me atrevía, por no querer exponerme.

 

He decidido escribirlo en castellano, aun con los errores que habrá, porque me interesan los comentarios de los mismos peruanos -amigos o desconocidos- acerca de lo único que es el Perú, con su creatividad, solidaridad y fuerte identidad cultural, además de sus complejos y complejidades.

 

Espero que podamos ser compañeros de viaje.

24 de octubre del 2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: