¿Y mi besito?

Las formas de saludarse varían según países, desde un beso (dos en Francia, hasta tres en Holanda), dar la mano, abrazarse, hasta inclinar la cabeza -o todo el cuerpo- hacia la otra persona, una práctica común en algunos países de Asia.

Antes de venir, había aprendido que uno debe saludarse a las mujeres con un beso y a los hombres con la mano. Desde una muy temprana edad en el Perú se exigen a las niñas y a los niños “mi besito”, y ellas y ellos se acostumbran a cooperar de una forma tan natural. Igualmente, uno escucha a los padres decir “hijito, dale la mano” cuando hay visitas en casa.

 

Las reglas son entendidas por todos y no debe haber problemas; sin embargo, hay matices que uno debe saber para adecuarse según la situación, el tipo de relación, la locación geográfica, etc.

Gringo coqueto

Durante la primera semana en el trabajo, para no parecer el gringo desubicado, frio y fuera de lugar, decidí que debía tomar la iniciativa en besar a la gente a saludar y despedirme. Entonces, al entrar a la oficina a las 8:00 a.m., saludé a las mujeres con un beso, igualmente al salir a la 1:00 p.m. para el almuerzo. Al regresar a las 3:00 p.m. y al salir a las 6:00 p.m. repetí mi nueva costumbre. Casi un mes después de haber empezado mi práctica diaria una amiga me acusó de ser coqueto y, después de un tiempo de reflexión, me di cuenta que la incidencia de mis besos era muy por encima del promedio. Quedé con el saludo al inicio y final del día, y a veces solamente al inicio y final de la semana laboral.

 

También, puede pasar al revés, y como extranjero uno a veces está negado su beso de saludo. Hay las que, al conocer a un extranjero por primera vez, simplemente le ofrecen la mano, pensando que así es “en su país”. Caballero no más, uno tiene que aceptar la oferta. No vale la pena forzar la situación, o te puedes entrar en todo tipo de problemas.

 

Más me pegas, más me quieres

Para saludar a un hombre recién conocido uno le da la mano y punto. Es difícil equivocarse; sin embargo, en la manera que se va desarrollando la amistad, hay todo una compleja serie de ritos que uno debe entender y cumplir, los cuales giran en torno a la palmada en la espalda y al medio abrazo.

En primer lugar, debo decir que la costumbre de dar la mano y luego, después de una fracción de segundo, quitársela y con la misma mano derecha (o a veces la izquierda), dar unas palmadas en la espalda (normalmente dos o tres), lo que resulta ser un medio abrazo de costado, me causa curiosidad. No solamente porque no la he visto fuera de la región andina, sino porque demanda bastante coordinación, como un suerte de coreografía o natación sincronizada.

Además, surge una serie de interrogantes, por ejemplo: ¿cuándo avanza una amistad de ser digna de un simple apretón de manos a merecer una palmada en la espalda?, ¿y es cierto que de la manera que se escucha esa palmada o que te duele es una medida de la profundidad de la amistad?, ¿y porque el abrazo con un brazo no más?

 

De todas maneras, lo que queda claro es que el saludo es un acto esencial dentro de la cultura peruana. La expresión por excelencia es cuando, al llegar tarde a una reunión que ya empezó, el hombre da una vuelta por todos los participantes dándoles la mano, antes de sentarse y participar. Se podría decir que si no hay ese contacto –sea un beso o un apretón de manos-, no se han saludado y no se han relacionado, y la relación y la construcción de comunidad son cimientos fundamentales de la sociedad.   

¡Mantén tu distancia!

Sin embargo, el beso no es el gusto de todos, y unas mujeres dicen que los hombres se aprovechan en acercarse demasiado (unos hombres dicen los mismo, pero son pocos). Entonces, la solución para esas mujeres y hombres es tomar la iniciativa y extender la mano antes de que la otra persona tenga la oportunidad de plantar el beso no deseado. En una cultura donde la cercanía física es parte de la vida cotidiana, eso se puede tomar como un acto frío y poco acogedor, hasta de rechazo.

 

Igualmente, saludarse con un beso no siempre ha sido la costumbre en el Perú, y en muchos lugares del campo, tanto en la sierra como en la selva, todavía no es una práctica muy extendida, lo cual se debe respetar.

 

No es tan común que una mujer awajún o quechua de una comunidad indígena se relacione con un hombre que viene desde afuera, sobre todo en la primera visita. Esa tarea muchas veces es cosas de hombres. Para esas mujeres pensar en dar un beso al recién llegado simplemente no entra la cabeza, y más aún si es un extranjero unos cincuenta o sesenta centímetros más alto que ellas, lo que posa un desafío adicional.

 

Cuando haya duda, mejor ofrecer la mano.

 

¿Qué tal mi oreja?

Cada vez que regreso a Inglaterra tengo que adaptarme a las normas inglesas, cosa que no es tan fácil, sobre todo porque no hay reglas tan definidas. La primera vez que regresé, después de haber estado un año en el Perú, por hábito di la mano o un abrazo a todos mis amigos y amigas que no había visto en tanto tiempo.

Después de un culto en la Iglesia, vi de lejos a un amigo y le acerqué para saludarle. Al estar más o menos a una distancia de un metro, se levantó su mano al aire para saludarme de lejos, dando por entendido que no iba a ir más allá. Era como tirarme un balde de agua fría en la cara y se me fue toda la emoción de haberme reencontrado con él. “Los ingleses son realmente fríos”, pensé por un momento, “me va a costar readaptarme”.

El beso, Gustav Klimt

El beso, Gustav Klimt

Otra dificultad al regresar a Inglaterra es decidir entre el beso y el abrazo, los dos siendo saludos muy válidos y a veces mezclados. El año pasado, vi a una amiga quién había estado en América Latina entonces supuse que nos íbamos a saludar con un beso. ¡Equivocado! Ella tenía en mente un abrazo entonces el resultado era que le di un besito en la oreja mientras que ella me abrazaba, un poco avergonzados los dos. Al despedirnos, no quería repetir el error –y ella tampoco-, pero, al estilo de Fu Man Chu y Yan Ken Po, los dos cambiamos nuestra táctica para la segunda vuelta y entre mi abrazo y su beso, recibí un medio beso en el cuello. Los dos nos hicimos los locos.

 

Oye che, ¿qué te pasa?

Finalmente, al visitar Argentina por primera vez tenía que adaptarme rápido a sus costumbres. ¿Por qué nadie me dijo que entre hombres se saludan con un beso?.

 

 Al menos ahora entiendo porque a las mujeres no les gustan los hombres con barbas.

 

1 de marzo del 2009

Etiquetas: , , , , ,

9 comentarios to “¿Y mi besito?”

  1. Mario Mercedes Says:

    Después de leer este post y conocer un poco más sobre la cultura inglesa debo corregir algunos prejuicios sobre ellos. No creo que sean tan frios como nos lo han hecho creer, todo lo contrario, son más calientes que muchos latinos. Se imaginan trabajar en Inglaterra y recibir cada mañana un beso en las orejas y otro en el cuello? Y si en esa semana hubiera muchas visitas? Creo que pocos latinos solteros resistirían mucho tiempo en ese país. Grazie, pero no.

  2. David MacPherson Says:

    jajajajajaj, martha

  3. Paz Says:

    Si empezaras a saludar a las mujeres dándoles la mano y a los varones con un besito, ya no te dirían coqueto pero sí otra cosa.

    Si empiezas a saludar a las chicas con medio abrazo y un golpecito sonoro en la espalda, tampoco te dirán coqueto pero si otra cosa.

    ¿Sabes qué?, mejor es que te digan coqueto. Besa nomás.

  4. Carol Says:

    jajajaja, me quedo con los tipos de saludo peruano.

  5. Marino Says:

    coqueton, wow, o sea todo el mes estabas dando besos a a las chicas, y dime no te sentías cansado de dar besos cada rato? me imagino que si.

  6. Fiorella UOL Says:

    Hola Graham, recien tengo la oportunidad de leer tu blog y la verdad que este post me parecio super…todo, es decir tienes una forma tan sincera de decir las cosas que me sorprende, me gusta es muy divertido.
    Un abrazo o un beso (como prefieras) Suerte en esta etapa de retorno a la tierra que te vio nacer.

  7. Jaqui E.G. Says:

    hola graham, te cuento que buscaba diferentes presentaciones del ceviche y di con tu blog, y simplemente me gusto tu estilo, podrias escribir un libro de tus experiencias y no quedaria nada mal, por que como peruana me senti identificada con este y otros articulos tuyos q he leido, es mas reconoci cosas de las cuales no era consciente. sigue escribiendo, seguire leyendo tus arts. me pareces un buen pata, como decimos los peruanos y un hombre muy apasionado por la vida y no el gringo frio que todos tenemos en mente.

  8. mljc Says:

    en Perú en el comienzo de nuestra vida se enseña a saludar de la siguiente manera: niños (varones) saludar mediante beso a mujeres y dar la mano a varones, a las niñas se les enseña a saludar dando besos a las personas sean varones o mujeres.

  9. Vicky Says:

    yo reclamo mi besito siempre y cuando el chico sea agradable y mejor aún si no tiene barba…=)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: