¿Quién soy, de dónde vengo, a dónde voy?

¿Y quién es mi mamá?

  

Como la caquita de vaca en el cuento de François Vallaeys, todos tenemos la necesidad de encontrarnos, de buscar nuestra identidad, de definirnos.

 Al salir de un lugar a otro donde nadie te conoce, también hay la posibilidad de redefinirse, o de mostrar una diferente expresión de la misma persona, adecuada al nuevo contexto. Al llegar al Perú he tenido que pasar por ese proceso de redefinición, hasta llegar a preguntarme si ¿realmente soy el mismo “yo” en el Perú que en Inglaterra?

Entonces, antes de emplear el blog para escribir mis reflexiones acerca de la cultura peruana -a través del los ojos de un extranjero- siento que debo compartir un poco de quién soy, pero a través de los ojos de los peruanos. Eso hago al abordar las cinco preguntas de entrada que he contestado una y mil veces… 

Pregunta 1: ¿Cómo te llamas?

Me presento como “Graham” que es el nombre que me pusieron mis padres, y se pronuncia “Grey-um”. A menudo la reacción inicial al escucharlo es decir: “¿Brayan?”, o “¿Brayam?”.  Hago un pequeño intento de insistir en la pronunciación correcta y luego me resigno a decir mi nombre castellanizado: “Grajan”.

 A veces, ese nombre recibe unas muecas de reconocimiento: “ah, como Billy Graham,  Graham Greene, Alexander Graham Bell…”.  Si a los grandes como ellos, con el mismo nombre, los han llamado “Grajan” durante todos estos años, ¿qué posibilidad tengo yo de hacer valer mi identidad? Simplemente perdí esa batalla antes de empezarla.

 

Otra reacción es que la gente simplemente mira sus zapatos o sonríe un poco avergonzada, esperando que yo desaparezca o que cambie de tema para no tener que lidiar con esa palabra nueva con sus sonidos nuevos.

 

En todo este tiempo me he dado cuenta de la importancia que tiene un nombre en cuanto a nuestra identidad y relación con los demás, tanto así que cuando escucho mi nombre bien pronunciado mi corazón salta de alegría y me alegra el día.

 

·         Entonces, llegué al Perú como Graham pero ahora vivo como Grajan.

 

Pregunta 2: ¿De dónde eres?

Eso es más complicado.  En realidad soy un ciudadano británico del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (así consta en mi pasaporte). He vivido en Inglaterra gran parte de mi vida, pero mis padres son escoceses. Sin embargo, Inglaterra, a pesar de la opinión general, no es un país propiamente dicho, sino parte del Reino Unido.

 

Para complicarme más la vida, Inglaterra compite en la Copa Mundial (eso, por si acaso, es un campeonato de fútbol que se lleva a cabo cada cuatro años, donde juegan todos los mejores equipos del mundo), pero el Reino Unido compite en los Juegos Olímpicos como conjunto de “países”. 

 

La mayoría conoce al Reino Unido simplemente como “Inglaterra” y piensa que Escocia es parte de Inglaterra, al igual que Irlanda del Norte y Gales. Entraré en más detalles en otro momento, pero para no tener que dar largas explicaciones, normalmente acepto ser inglés.

 

·         Entonces, dentro de mi país soy británico pero en el Perú soy inglés.

 

Pregunta 3: ¿Cuántos años tienes?

Acá en Perú soy joven (con canas) a los 35 años. En el Reino Unido uno es joven hasta los 18 años, luego universitario y, al graduarse, uno llega a ser adulto con las responsabilidades correspondientes, más o menos a los 22 o 23 años. Por lo tanto, ya era adulto unos ocho años antes de venir al Perú, y me costó volver a ser joven y aceptar que lo seré hasta casarme (¡o salir del país!). 

 

·         Entonces, salí de Inglaterra como adulto pero volví a ser joven al entrar al Perú.

 

Pregunta 4: ¿Qué profesión tienes?

En el Reino Unido nunca tenía que definir mi profesión. Decir que trabajaba en una organización de desarrollo en el Área de incidencia política era suficiente. En el ámbito profesional, uno se define por lo que hace, no por lo que ha estudiado.

 

Acá, tu profesión te define, y ahora sé la profesión de cada uno de mis colegas, y de la mayoría de la gente en una reunión cualquiera.

 

Por lo tanto, por necesidad, me han definido como politólogo, que es algo nuevo para mí y para la mayoría de la gente también, y por ende normalmente necesita una explicación: “alguien que ha estudiado Ciencias Políticas… es como un sociólogo pero por el lado político, etc.”. Y con la mala fama que tiene la política, no me hace ganar muchos amigos.

 

·         Entonces, no tenía profesión antes de llegar al Perú y ahora soy politólogo.

 

Pregunta 5: ¿Eres casado o soltero?

¿Qué tipo de pregunta es ésa cuando alguien recién te conoce? Se puede mirar el dedo anular a ver si hay un anillo, preguntar acerca de la familia -averiguaciones más sutiles-,  pero ¿directo al grano de esa manera?

 

Al escuchar que soy soltero, viene una avalancha de afirmaciones, preguntas y prejuicios, sobre todo de los taxistas, “¿No te han chapado las chicas de la selva? ¿No has encontrado una peruanita por ahí? ¿Quiénes son más bonitas, las peruanas o las europeas?” O como me dice una ex colega: “te vamos a buscar una cholita, son buenas y cariñosas”.

 

Una situación de soltería, en lugar de ser una cosa más o menos de la vida privada, llega a ser una preocupación comunal, y parte integral de la agenda semanal. ¿Eso es parte de la solidaridad peruana?

 

·         Bueno, dejé mi tierra como soltero, sigo soltero en el Perú, ¡pero esa es la única de las cinco cosas que hubiera querido cambiar!

 

En conclusión, he cambiado mi nombre, inventado una profesión, regresado a mi juventud y aceptado una modificación de mi nacionalidad. ¿Realmente soy la misma persona de antes?

 

Y mi mamá se llama Aileen. Algunas cosas nunca cambiarán.

 

 30 de octubre del 2008
 
 
 
 
 

 

 

 

Etiquetas: , , , ,

7 comentarios to “¿Quién soy, de dónde vengo, a dónde voy?”

  1. Mario Mercedes Says:

    Son preguntas clásicas de un primer encuentro con un o una desconocida. ¿Qué se puede preguntar a una persona que recién se conoce si no es por la persona misma? El interés está en saber quién es la persona nueva y qué hace para ver si existen coincidencias de algún tipo. Por eso, las primeras preguntas son: ¿cómo te llamas? ¿qué haces o a qué te dedicas? Con estas preguntas, tal vez inconcientemente, lo que se le pregunta es ¿quién eres? ¿cómo te defines?¿cuál es tu identidad? Este ya es una pregunta complicada. El nombre por sí solo no define nuestra identidad, como tampoco lo hace nuestro lugar de procedencia. Explicar quiénes somos y de dónde venimos requiere de sofisticados argumentos de orden filosófico o religioso. Pero, por cuestiones prácticas hemos simplificado el asunto y solemos asociar el nombre a la identidad y el lugar de procedencia a la territorialidad. Resultaría aburridísimo que a la simple pregunta: ¿cómo te llamas? Se escuche una verborrea interminable que no acabaría sino enredando las cosas. Pero, ¿qué hay detrás de esas preguntas clásicas con que la mayoría de peruanos y peruanas abordan a un connacional o extranjero en su primer encuentro?

    Por lo que escribes se me vienen a la mente algunas ideas. En primer lugar, que existe una lógica diferente en cuando a lo que consideramos público y privado. El estado civil pareciera ser una preocupación pública y no privada, es decir, una preocupación en la que participa toda la comunitaria. La soltería, como modelo alternativo, no está muy arraigado en nuestra sociedad. Los hombre jóvenes no sólo tienen que estudiar y trabajar, sino que tiene que buscar una mujer para formar una familia. Si no lo estás tienes que someterte a un “insufrible interrogatorio” que puede llegar a ser agotador. Quizá eso suceda más en provincia que en la capital, pero también sucede. De allí el ofrecimiento de buscarte una “cholita buena y cariñosa”.

    En segundo lugar, definirse por la profesión es definirse por el grado de conocimiento que se tiene. En un país donde el analfabeto o semi analfabeto es marginado, ninguneado y violentado en sus derechos, tener una profesión te hace diferente de los “otros”. Las universidades están llenas de jóvenes que aspiran a superarse y salir de la pobreza por medio de la educación. Las profesiones técnicas no son muy valoradas, para ser diferente hay que haber pasado por la universidad, tener un título, una maestría y si se puede un doctorado. ¿Que le puedes decir a la gente que te pregunta por tu profesión y resulta que has estudiado teología? Complicado, por eso el quehacer me define mejor que el ser.

    Resulta interesante que el intercambio cultural no ayude a recrear nuestra identidad. El nombre es importante más allá de su pronunciación, es una referencia de lo que somos. Por eso, aunque no sé pronunciar bien tu nombre, leer tus post resulta interpelante para mi.

    Un abrazo

  2. tiempodevals Says:

    Me solidarizo contigo, Graham
    Lo tuyo es más grave que lo que tuvo que afrontar la caquita de vaca.
    Pero paciencia, ya descubrirás tu identidad.

  3. Hermenegilda Borba Says:

    Estoy empiezando a vivir en Lima, con mi esposo, y através de tu texto, me he identificado, con algunas vivencias tuyas.

  4. Mujeres divinas Says:

    Lo único que te puedo decir para descubrir y definir tu identidad, es necesario que veas a una Psicóloga….se dice que ell@s ayudan a descubrirse (aunque siempre me complican la vida).
    saludos..

  5. Maga Says:

    GRAHAM, greiam, gream, grajam, unas cosas que decirte: me rei un monton con tu post!!!
    1- asi que no sos ingles??
    2- qué clase de racismo es este, cuando pongo mi nombre en google no aparezco hasta la pagina 278 con suerte y viento a favor, pero cuando ponemos tu nombre apareces primero!!! injusticia
    Por otra parte, graham que buen humor que tenes! lindos dias estos contigo, dias de quebrar prejuicios, dias de mucho aprendizaje, prometo nunca mas tener pensamientos de muerte en perjuicio de los britanicos jajaj que feo…
    buena vuelta al hogar mi amigo, que ese reencuentro sea de lo mas abundante
    hasta pronto, con un abrazo

  6. Roge Says:

    Estimado Amigo y Compañero Graham!
    que lindo leerte…
    …la verdad que en lo personal no importa mucho si eres si peruano, de origen escoses, britanico o Ingles…
    para mi sos un muy buen AMIGO…

    y espero volvernos a encontrar …

    Un abrazo eterno !

  7. Lena Says:

    Tal vez tu identidad ya no es la misma, y eso gracias a esta tierra calida, y cariñosa..pero creo tu humor es bacan! y no se debe solamente a tu origen inglés, sino a la mixtura que haz logrado con el humor peruano. Así que esta tierra ya te dejó huella…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: