Diez cosas que no se debe hacer I

Primera parte

 

 

Cada sociedad tiene sus reglas y normas de interacción, bajo las cuales se asegura un funcionamiento más o menos normal.  El problema es que cuando uno crece con esas normas y son tan “naturales” para los de la sociedad en cuestión, uno ni se da cuenta. A alguien que llega de otra sociedad, con sus propios protocolos y etiquetas -tácitos y probablemente tampoco explicados- le puede causar algunos inconvenientes. Los peruanos son muy pacientes con alguien que apenas maneja el castellano, pero quizá menos misericordiosos respecto a las transgresiones culturales. 

 

Lo que sigue son cinco de esas transgresiones culturales que tienen que ver esencialmente con los códigos de convivencia. ¿Por qué nadie me dijo nada?

 

Regla 1: Mira dónde caminas

En Moyobamba siempre caminábamos hacia la casa, la iglesia, el centro u otro lugar. Después de un tiempo varias señoritas y jóvenes me empezaron a reclamar. Insistían en que les diera “su debido lugar” a las señoritas, siendo ese lugar la vereda y el del hombre al borde de la pista –ya sea en la misma vereda (pero más cerca de la pista) o en la pista misma. Al inicio pensaba que era un intento de ganar un poco más de estatura, una justicia redistributiva, pero me parece que va más allá. Tiene ver con una mezcla de machismo, cortesía y caballerosidad, la percepción de que el hombre debe cuidar a la mujer y ser atento a sus necesidades. ¿O me equivoco?

 

Entonces, al cruzar la pista, voltear la esquina o cambiar de rumbo, uno tiene que estar siempre atento para no romper con el “orden natural” de los sitios asignados. ¡Qué vergüenza si me encuentro en la vereda con poca posibilidad de bajarme de nuevo a la pista!  En fin, funciona porque todos saben que así son las cosas.

 

Pero, al regresar a Inglaterra o al salir con extranjeras en el Perú, entro en crisis. Tan marcada es la regla, que me ha quedado muy adentro y me siento mal si dejo a cualquier pobre señorita o señora expuesta a todos los peligros de caminar al borde la de pista.  Entonces, intento arreglar la situación. Doy un paso atrás y luego intento un sutil cambio de posiciones, reapareciendo por el otro lado sin ninguna explicación, como si fuera la cosa más natural.  Lamentablemente, lo único que logro es causar sospecha… ¿Qué hago?

 

Regla 2: Nunca des la espalda

“Disculpa que te dé la espalda” es una expresión muy usada en Perú. Cada persona es muy consciente de quién se encuentra detrás de ella, y dónde se ubica. Normalmente, en cualquier tipo de reunión los asistentes se contorsionan para no dar la espalda a ninguna otra persona.  Eso llega a ser muy difícil cuando hay más de cinco personas en la sala, por lo cual en muchas fiestas casi todos se ponen a los costados, su espalda hacia la pared para no ofender a nadie.

 

Muchos me han dicho que tengo una bonita espalda pero que no soy transparente. Pero tampoco tengo las habilidades para ser contorsionista.   

 

Regla 3: No levantes la voz

Está permitido criticar el trabajo de alguien en su cara pelada diciendo que “está mal”.  Igualmente, parece no hay tanto problema en no escuchar cuando otra persona está hablando en una reunión, en reclamar en público a alguien por cómo trata a su esposa o a sus hijos, o en discutir fuertemente hasta cuestionar los motivos de las demás personas. No hay la mínima intención de suavizar las cosas, o evitar un papelón a la otra persona. Chismear, que todos saben puede causar bastante daño a los demás, es aceptable, siendo una parte intrínseca de la cultura (pero ten cuidado de que no termines en la cárcel).

 

Sin embargo, al momento que uno levanta la voz, se acaba el mundo. Perdiste, ya fuiste, te pasaste, “¿quién te crees que eres?” Y te marca por un buen tiempo, quedando grabado en el disco duro de la colectividad. Pero, ¿por qué eso es peor que todas las otras cosas que he mencionado arriba?

 

Regla 4: Ni pienses en tirarme la comida

“¡Pásame una naranja!” Si estás a más de dos metros de la persona tienes la opción de tirársela. En Inglaterra, en situaciones de confianza en la casa, en el trabajo, en la iglesia, o en una fiesta, se puede tirar una gran variedad de alimentos a otra persona -frutas, paquetes de galletas o de papitas- en lugar de dárselas en la mano. Esto se ve como una forma de acercarse, de fomentar la confianza y de ayudar a la interacción. Normalmente no se incluyen la gelatina, las tortas, los huevos y el pollo frito, pero como principio creo que queda claro.

 

Las miradas y los reclamos que recibí al hacerlo la primera -y última- vez en nuestra oficina en Moyobamba casi me hicieron regresar a mi país. “Gringo malcriado, “recién bajado”, “sinvergüenza” entre lo que se puede publicar. Pero, ¿qué de malo hay en lanzar una manzana al prójimo?

 

Regla 5: Cuidado con la toalla

Quizá es el incidente más famoso que me pasó en Moyobamba (aparte de tener que bailar negroide en público), o al menos el más contado entre ciertos amigos. Antes de relatar lo que pasó es importante decir que en Europa es lo más normal ir a la playa y cambiarse allí, delante de todos, tapando lo íntimo con una toalla grande y ubicada estratégicamente. Es una acción sencilla que dura menos de un minuto, y la mayoría no se mete en el lío que sufrió Mr. Bean. Desde la niñez lo hacemos hasta ser mayores, sin roche, sin vergüenza.

 

La primera Navidad que estuve en Perú fuimos de paseo como institución a un recreo campestre y hubo la oportunidad de bañarnos. Viendo los cambiadores un poco lejos, y pensando en mis buenas costumbres, me puse a un costado y procedí a cambiarme allí, obviamente con el apoyo de una toalla.

 

No tenía idea del escándalo que iba a causar. Después me dijeron que el problema no era el hecho en sí mismo, sino haberlo hecho delante de la madre del director. Todavía no estoy convencido de que hice mal, y al menos ella dijo que le gustó el paseo.

 

10 de noviembre del 2008

About these ads

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “Diez cosas que no se debe hacer I”

  1. Ana Sofía Says:

    Bueno, bueno. He leido con una gran sonrisa tus recuerdos por Moyobamba pero por favor, no vas a negar que te fue mejor después de lo que aprendiste. Además, creo que el episodio de la toalla es un asunto que te identifica, como el del ser el gringo que juega futbol en las comunidades indígenas, ¿no es cierto, mi estimado ciudadano británico? o para escribir en perfecto awajun, mi estimado Grayan.

    De otro lado, sé que a la señora regresó al centro turístico pero siente que falta algo en el lugar. ¿Qué crees que sea?. Mientras seamos útiles para dibujar una sonrisa en el rostro de otros/otras esta bien.

    Si se ha olvidado de otras cosas que no se deben hacer en Perú pues yo le ayudaré a recordar…pero no se preocupe que se las enviaré al mail personal ya que forman parte del album de recuerdos de dos amig@s.

    Felicidades por el sarcasmo y creo que puedes desnudarte más.

    Y donde pasamos a recoger el cheque por las regalias del GRINGO QUE NO PODIA IRSE?????

    Muchos besos, darling.

  2. Rubén Darío Says:

    No voy a negar que me he reido al recordar las travesuras y situaciones difíciles que te hacíamos pasar, vergüenza que tratabas de esconder detrás de una sonrisa. Sería importante recordar, las aventuras en un partido de futbol, ¿qué es lo que se hace en Perú que no se hace en Inglaterra? Sólo por mencionar lo “picón” que te ponías cuando te jalaban la camiseta o te pateaban más de lo debido. No sé si siempre te llaban “pastor” en un partido de futbol.
    Creo que a la frase “Gringo malcriado, recién bajado, sinvergüenza” deberías ponerle el pie de página correspondiente, como una buena forma de venganza ….
    saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: